La Casa de Juntas de Gernika, una visita obligada

El árbol joven

En la Edad Media, sólo estaba el árbol, el roble centenario bajo el cual los representantes de los pueblos de Bizkaia debatían los asuntos comunes. Era el decorado primitivo de lo que hoy se conoce como la sede de las Juntas Generales, el Parlamento de Bizkaia. Siglos después, junto a la sombra del viejo roble centenario, se siguen aprobando leyes, tomando decisiones y dando solución a los problemas del Territorio. Es la Casa de Juntas de Gernika, un lugar imprescindible que no pueden pasar por alto las personas que durante estas vacaciones se acerquen a Euskadi. La recompensa es disfrutar de un conjunto arquitectónico singular que alberga uno de los parlamentos más antiguos de Europa y que concentra las esencias del pueblo vasco.